ECOLOGÍA

Los bastoncillos para los oídos tardan tres siglos en desaparecer de la Tierra

La localidad madrileña de Alpedrete lanza una campaña para alertar de los objetos cotidianos que son perjudiciales para el medio ambiente.

Pequeño, suave y, a primera vista, inofensivo. Los bastoncillos para los oídos son uno de los objetos cotidianos más habituales en la mayoría de las casas. Su vida útil: unos 10 minutos. El tiempo que tardan en degradarse cuando se tiran a la basura: 300 años. La localidad madrileña de Alpedrete —14.400 habitantes— ha puesto en marcha una campaña de información sobre este tipo de utensilios perecederos y perjudiciales para el medioambiente. Para ilustrar la campaña, el Ayuntamiento ha elegido la fotografía de Justin Hofman que el pasado año dio la vuelta al mundo y acabó siendo finalista del Wildlife Photographer of the Year: un caballito de mar con la cola enroscada en un bastoncillo para los oídos.

Seguir leyendo el artículo…

Anuncios

Las abejas están en peligro y, con ellas, también el ser humano

EE.UU. considera por primera vez a siete especies de abejas como especie en peligro

img_cvillalonga_20161004-175332_imagenes_lv_otras_fuentes_istock_24559256_medium-kap-u41771284333tzg-992x558lavanguardia-web

Si la abeja desapareciera del planeta, al hombre solo le quedarían 4 años de vida”. Esta frase, atribuida por el cine a Albert Einstein, puede parecer excesiva, pero es una impactante manera de situar a este animal en el importante lugar que ocupa para la especie humana. Ahora, el planeta debe lamentar una peligrosa amenaza: las abejas son ya una especie en peligro.

Seguir leyendo el articulo…

Unga, el cazador-recolector que narra su historia con supercomputación

Un minidocumental explica cómo millones de simulaciones pueden explicar la evolución de los humanos

Unga es un cazador-recolector que vive con su familia en el Gujarat (India) de hace 10.000 años, una de las zonas del planeta con un clima más impredecible. ¿Cómo saldrán adelante? ¿Serán capaces de hacerlo con su estrategia habitual o tendrán que replanteársela para subsistir? Ese es el punto de partida del equipo de visualización del Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación para explicar cómo la simulación social puede mostrarnos las claves del pasado.

Seguir leyendo el artículo…