LOS MICROBIOS QUE TE RODEAN

Microbiología

¿Cuántos seres vivos no humanos hay en el cuerpo de una persona?

En nuestro cuerpo habitan multitud de seres. Los más estudiados son las bacterias

Un grupo de Bacterias. UNIVERSIDAD DE TORONTO

En nuestro cuerpo hay muchísimos seres vivos. En un cuerpo humano habitan infinidad de microorganismos, es a lo que llamamos microbiota. En nuestros organismos hay microbiota en partes muy diferentes: el aparato digestivo, la piel, la cavidad oral, los ojos, el aparato urinario y, en el caso de las mujeres, la vagina. Hay microbiota a lo largo de todo el cuerpo humano. Podríamos decir que los humanos estamos totalmente okupados.

Para entender lo que es la microbiota es importante conocer otro concepto muy próximo, lo que llamamos microbioma humano y que es el conjunto de microorganismos pero también la relación que hay entre ellos y con el hospedador, que somos nosotros. Es un concepto más ecológico. Podríamos decir que el microbioma es un ecosistema en el cuerpo humano.

Seguir leyendo el artículo…

Anuncios

No eres un individuo, eres una multitud

Un libro expone el gigantesco poder de los millones de microorganismos que forman parte de nosotros

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si resumiéramos la historia del planeta en un año, los humanos aparecimos pocos minutos antes de la medianoche del 31 de diciembre. Pero la vida apareció en marzo. Y lo hizo en forma de seres de una sola célula, que regentaron en solitario la Tierra hasta octubre, momento en el que comenzaron a aparecer seres pluricelulares. Los microbios están en todas partes y existen en números astronómicos: “Hay más bacterias en tus tripas que estrellas en nuestra galaxia”, resume el periodista científico Ed Yong en las primeras páginas de su libro Contengo multitudes (I contain multitudes, HarperCollins). Y añade: “Los últimos cálculos sugieren que tenemos alrededor de 30 billones de células humanas y 39 billones de células de microbios, prácticamente un empate. Aunque los números sean inexactos, no importa: desde cualquier punto de vista, contenemos multitudes”.

Seguir leyendo el artículo…

Un antibiótico de último recurso está perdiendo efectividad en todo el mundo

El uso de antibióticos en la cría industrial de animales conduce a que la resistencia a los antibióticos por parte de los patógenos que afectan a los seres humanos no deje de crecer. El caso de la colistina lo pone bien de manifiesto.


Un gen que confiere a los patógenos que lo poseen resistencia al antibiótico de último recurso colistina se está extendiendo a gran velocidad por todo el planeta, como se ha puesto de manifiesto en la reunión que la Sociedad Americana de Microbiología (ASM) ha celebrado este mes y de la que ha informado la revista Nature. Ese gen tiene el nombre de mcr-1. Hace solo año y medio se descubrió que lo poseían bacterias encontradas en muestras de cerdos de granjas chinas.

Seguir leyendo el artículo…

Reconstruyen una proteína «fósil» que protege a las bacterias actuales de los virus

Tras introducir versiones ancestrales de la proteína tiorredoxina en E. coli mediante ingeniería genética, comprueban que protege a la bacteria frente infecciones del bacteriófago T7.


Así concluye un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada y publicado en la revista Cell Reports. El avance podría aplicarse en el campo de la bioingeniería de plantas para modificar genéticamente especies y hacerlas resistentes a determinados virus que causan pérdidas devastadoras en las cosechas. La mejora sería de gran utilidad sobre todo en países en los que la subsistencia depende de un cultivo concreto, como el arroz, el trigo, la yuca o el plátano, y en los que una infección vírica puede tener consecuencias desastrosas para la población.

Seguir leyendo el artículo…

Bacterias, bichos y otros amigos

images

La asombrosa historia de cómo convertimos a las bacterias y otros organismos en una fiel y entusiasta clase trabajadora al servicio del ser humano. La historia de la humanidad, la del hombre saltando a la cima de la cadena alimentaria y moldeando el medio natural a su antojo, es la historia de la domesticación de animales y plantas. La que aquí se narra, la que marca el presente y el futuro de nuestra especie, es parecida, sólo que en lugar de campos de trigo y animales de granja, tiene a unos protagonistas menudos y con muy mala reputación, las bacterias. Estamos ante una nueva revolución industrial impulsada por estos microorganismos que el hombre ha logrado domesticar como si de ganado se tratara, y cuya mala fama no está en absoluto en consonancia con los aportes que hoy nos están brindando en ámbitos tan diversos como el farmacéutico, el alimentario o el medio ambiente. A lo largo del libro descubriremos cómo hay bacterias capaces de poner fin a la deforestación, de disminuir las tasas de mortalidad infantil en África, de reducir las emisiones de sustancias contaminantes o de convertir uno de los venenos más letales utilizados por el hombre desde el imperio romano en la principal sustancia empleada en la cura contra el cáncer. Escrito con sentido del humor e ironía, el autor nos introduce en el asombroso mundo de las bacterias y se enfrasca en una batalla contra los falsos mitos alrededor de la química y la veneración de lo biológico y lo natural, como si los antibióticos, los antisépticos, los conservantes y la fermentación no hubieran salvado vidas o brindado infinitos avances.

Las bacterias de la Tierra primitiva ya eran complejas

Una ‘máquina del tiempo’ biológica revela la temprana evolución de las sofisticadas nanomáquinas de la vida.

Los seres vivos más simples que conocemos, las bacterias actuales, son ya unas entidades muy complejas, dotadas de unas maquinarias multiproteicas (compuestas de varias proteínas) sofisticadas, modulares y versátiles. La hipótesis dominante es que toda esa complejidad es el producto de 3.500 millones de años de evolución, y que por tanto las bacterias primitivas debían ser más simples. Pero una investigación rompedora revela ahora que no es así: las bacterias de la Tierra primitiva poseían unas maquinarias tan complejas como las actuales.

Seguir leyendo el artículo…