BG 4º ESO

Recursos para la asignatura de “Biología y Geología” de 4º ESO.

Neurocosas capítulo 2: ¿Para qué sirven las células gliales?

En este capítulo rescataremos a las grandes desconocidas del cerebro: las células gliales. Hablaremos sobre los distintos tipos de células gliales y sobre qué tareas vitales desempeñan en nuestro cerebro.

  • La microglía: células que tienen como función principal realizar las funciones del sistema inmune en el cerebro.
  • La macroglía: grupo de células gliales que a su vez puede dividirse en la astroglía, que se ocupa del mantenimiento de las neuronas, y los oligodendrocitos y las células de Schawnn, cuya función es mejorar la conductividad de los axones en el sistema nervioso central y el sistema nervioso periférico respectivamente.

Grupo por grupo se desentraña el papel de estas células para dejar claro que, aunque no sean las más populares de la neurociencia, las células gliales son vitales para nuestra supervivencia.

Hallan una nueva especie de dinosaurio en la Sierra de la Demanda de Burgos

El ejemplar, bautizado como Europatitan eastwoodi, es uno de los saurópodos titanosauriformes más completos de comienzos del Cretácico en Europa y puede ayudarnos a conocer mejor cómo evolucionaron y se diversificaron estos dinosaurios.

Recreación artística del dinosaurio hallado en la Sierra de La Demanda. [Davide Bonanova/Colectivo Arqueológico y Paleontológico de Salas]

El calificativo de titanosauriforme hace alusión a su gran tamaño: hasta 27 metros de largo, 35 toneladas de peso y un cuello de 11 metros. Los saurópodos son un tipo de dinosaurios de grandes dimensiones y con una cola y un cuello enormes. El nombre del género hace referencia al continente en el que vivió y la especie está dedicada al actor Clint Eastwood, dado que los restos se encontraron cerca de una de las localizaciones donde se rodó la película El bueno, el feo y el malo.

Seguir leyendo el artículo…

Un nuevo modelo apoya la idea más polémica de cómo funciona la evolución

Un nuevo modelo apoya la idea más polémica de cómo funciona la evolución.


Hace ya más de cuarenta años, en 1972, el paleontólogo Stephen Jay Gould y su colega Niles Eldredge propusieron una idea revolucionaria sobre el modo en que funciona la evolución. Y al hacerlo provocaron un incendio de enormes proporciones entre defensores y detractores de la teoría propuesta por Darwin y Wallace más de un siglo antes.

Ahora, un nuevo trabajo, llevado a cabo por Michael Landis y Joshua Schraiber, de la Temple University, en Pennsylvania, ha reavivado ese fuego, añadiéndole mucha más leña.

Lo que Gould y Eldredge trataban de hacer a principios de los setenta era explicar uno de los puntos más controvertidos de las teorías evolutivas: la falta de “fósiles de transición”. De hecho, apenas existen ejemplos en el registro fósil de criaturas que representen una fase intermedia entre las antiguas especies y las modernas en las que evolucionaron. Para los dos investigadores, sin embargo, esa ausencia de fósiles intermedios no era más que una ilusión.

Seguir leyendo el artículo…