Día: 13 abril, 2019

Nueva especie, viejo misterio

En el árbol evolutivo humano aparece una nueva rama ya extinta, como todas las demás que compartieron el planeta con nosotros.

Para un paleontólogo del siglo XX, el santo grial era hallar el “eslabón perdido”. La teoría dominante era que la evolución humana dibujaba un ascenso lineal desde nuestros humildes ancestros simiescos, alzándose paso a paso hasta adquirir la posición erguida y la palabra articulada que nos caracteriza ahora. Se conocían algunos pasos intermedios –neandertales, Homo erectus, australopitecos— y solo quedaba rellenar los huecos: los eslabones perdidos de una cadena larga y monótona. Pero la evolución rara vez funciona así. Suele tener la forma de un árbol, y el nuevo Homo luzonensis es la última rama que lo pone en evidencia. Una rama ya extinta, como todas las demás que, hasta hace unos 50.000 años, compartieron el planeta con nosotros, los Homo sapiens.

Seguir leyendo el artículo…

Anuncios