El elixir de la juventud

Los científicos logran rejuvenecer a ratones con técnicas de reprogramación inspiradas en las que se usan para obtener células madre. El salto a humanos es una esperanza obvia, pero no inmediata.

En la década pasada, los biólogos se concentraban en el continente biomédico que habían abierto las células madre, unas células con características embrionarias –como la plasticidad y la capacidad de convertirse en muchos otros tipos celulares— que prometían servir como una fuente de tejidos y órganos para trasplantes. Esta idea, que ya ha empezado a convertirse en una realidad en la práctica clínica, recibió el aval definitivo de la comunidad científica con el premio Nobel de Medicina de 2012, concedido a John Gurdon y Shinya Yamanaka. La Academia sueca tuvo un cuidado exquisito al galardonar tanto al padre de la clonación (Gurdon) como al creador de una técnica que podía hacerla innecesaria en muchos casos (Yamanaka), pues permitía retrasar el reloj de vulgares células adultas, como las de la piel, para convertirlas en células madre embrionarias.

Seguir leyendo el artículo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s