Día: 16 abril, 2016

Microbios en el laboratorio

Experto-Analisis-Muestras-Laboratorio-Microbiologia_1

Hay dos técnicas básicas para trabajar con microorganismos en el laboratorio: el cultivo para crecerlos y la microscopía para verlos.

Cuando trabajamos con microorganismos tenemos que mantener unas reglas básicas de higiene, asepsia y esterilidad. Aunque las bacterias que vamos a manejar en un laboratorio de prácticas con alumnos no son patógenas, son bacterias ambientales que no suponen un riesgo para la salud, trabajamos siempre al lado de la llama de un mechero Bunsen, porque alrededor de la llama tenemos un ambiente estéril. Evitamos así además de contaminarnos nosotros, no contaminar las muestras con las bacterias que hay en el ambiente o que nosotros mismos llevamos encima. Todo el material tiene que estar previamente esterilizado.

Para ver el vídeo, pincha aquí…

Anuncios

Origen y evolución de los microorganismos

8375489_orig

Los microorganismos están en nuestro planeta desde hace muchos millones de años antes que nosotros. No sabemos exactamente cómo fue el origen de la vida en la Tierra, pero sí podemos trazar una secuencia lógica de los hechos biológicos más probables. Se cree que la Tierra se formó hace unos 4.500-4.600 millones de años y que la existencia de agua en estado líquido es de hace unos 4.300 millones de años. Los primeros fósiles son unas formaciones microbianas denominados estromatolitos 1, de hace unos 3.500 millones de años. Se cree que la primera forma de vida celular surgió hace 3.800 millones de años. ¿Qué ocurrió antes?, ¿cómo fue la era prebiótica?, ¿cómo se formó la primera célula?.

Para ver el vídeo, pincha aquí…

Biodiversidad escondida

Logo MOOC microbios

Probablemente, la primera persona que vio bacterias fue Anton van Leeuwenhoek (1632-1723), que en 1684 empleó unos microscopios muy simples que él mismo construía para observar todo tipo de sustancias naturales. Fue el primero en observar los microbios en el agua de lluvia de los estanques o en la propia saliva humana, unos seres diminutos que se movían y que él denominó “animálculos”. Leeuwenhoek no era científico, era un comerciante de telas holandés aficionado a pulir lentes y lupas. Sus descripciones asombraron a los científicos de la época pero fueron recibidas con escepticismo en la Royal Society de Londres.

Para ver el vídeo, pincha aquí